La compensación de emisiones es una acción que permite que individuos y organizaciones compensen aquellas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que no han podido evitar, apoyando así proyectos que reducen emisiones en diferentes partes del mundo.

La compensación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se mide a través de las reducciones certificadas de emisiones o RCEs. Las RCE son generadas por proyectos implementados en países en desarrollo y que están registrados en el Mecanismo de Desarrollo Limpio de Naciones Unidas (MDL o CDM por sus siglas en inglés). Estos proyectos obtienen una RCE por cada tonelada métrica de GEI que reducen o evitan. Las RCEs pueden ser adquiridas por personas y organizaciones para compensar sus propias emisiones inevitables o como una contribución a la acción climática global.

La compensación de emisiones es una forma de microfinanciación colectiva para la acción climática: la compra de RCEs es una contribución financiera que permite que los proyectos continúen reduciendo emisiones a la vez que benefician a la comunidad local.

Sistema de transporte rápido de Bogotá, Colombia

Calentadores solares de agua en Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Cocinas eficientes en Uganda

La compensación es uno de los tres pasos de la iniciativa de acción climática "Climate Neutral Now" promovida por el Secretariado de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC):

- Mida su huella climática con nuestra sencilla calculadora de emisiones personal;

- Reduzca su huella lo más que pueda;

- Compense el resto con reducciones certificadas de emisiones de Naciones Unidas.

La iniciativa de acción climática "Climate Neutral Now" invita a empresas, organizaciones, gobiernos y ciudadanos a trabajar juntos para alcanzar la neutralidad climática.

Viñedos Fetzer

Policía de Dubai

Seguros Aviva

Marks & Spencer

De qué manera reducen emisiones los proyectos

Los proyectos MDL pueden, entre otras opciones:

- Reemplazar el uso de combustibles fósiles contaminantes con energía renovable limpia (hidroeléctrica, eólica, solar, biomasa);

- Reducir el consumo energético y el uso de combustibles fósiles por medio de medidas de eficiencia energética (estufas eficientes, iluminación eficiente);

- Capturar carbono liberado a través de árboles y plantas (proyectos de reforestación y regeneración de bosques).

Los proyectos MDL han evitado más de 1900 millones de toneladas de emisiones de CO2eq. Ello equivale a que salgan de circulación más de 300 millones de coches, la producción energética de 400 000 turbinas eólicas, o la cantidad de carbono que eliminaría de la atmósfera un bosque del tamaño de la Unión Europea durante un año.

Los beneficios de compensar

La compensación contribuye a la acción climática

La compensación es importante porque para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, es decir, limitar el aumento global de temperatura a menos de dos grados Celsius durante este siglo, el mundo necesita alcanzar la neutralidad climática. Cada individuo y cada organización debe actuar urgentemente. El compensar tiene un papel catalítico para implementar más rápidamente las soluciones que son más viables económicamente, ayudando a cerrar la brecha entre hoy y el día en que nuestra sociedad logre eliminar los procesos que emiten GEI.

La compensación contribuye al crecimiento sostenible de países en vías de desarrollo

La compensación de emisiones con RCEs ayuda a combatir el cambio climático y, a la vez, contribuye al desarrollo sostenible de las comunidades ubicadas en el área de influencia de los proyectos MDL. Estos proyectos requieren el trabajo colaborativo de múltiples actores para asegurar un doble beneficio; por un lado disminuir las emisiones de GEI y por otro mejorar la calidad de vida de las comunidades locales, mediante la creación de puestos de trabajo y la mejora de los servicios de la salud, educación y acceso a la energía, entre otros.

La compensación de emisiones incentiva el cambio de comportamiento requerido para transitar hacia una economía baja en carbono

Las empresas y organizaciones signatarias de la iniciativa "Climate Neutral Now" están comprometidas a seguir un plan de acción que consiste en tres pasos: medir su huella climática, reducirla al máximo y compensar lo que no pueden dejar de emitir. En principio, este ejercicio se debe realizar de forma regular, pero a medida que pasen los años, y conforme se reduzcan las emisiones, la cantidad de créditos de carbono a compensar debería disminuir. Además, al seguir de forma comprometida estos tres pasos, las organizaciones incentivan un cambio de comportamiento entre sus colaboradores, clientes y socios, lo cual a su vez tiene un efecto multiplicador en el resto de la sociedad.

Con la adopción del Acuerdo de París, la mayoría de los países del mundo se han comprometido con la acción climática. Esto contrasta con lo que ocurría con el Protocolo de Kioto que era vinculante solo para los países industrializados. El Acuerdo de París es un marco operativo de largo plazo que tiene como objetivo garantizar que los países aumenten su ambición y sus acciones con el tiempo. Sin embargo, la ventana de oportunidad para transitar hacia una economía mundial baja en carbono, capaz de evitar las peores secuelas del cambio climático, se está cerrando rápidamente.

Las emisiones que conlleven a una concentración de CO2 equivalente a 450 partes por millón o menos, en 2100, podrían ser capaces de mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C durante el siglo XXI, en relación a los niveles preindustriales. Para lograr tales niveles de concentración, necesitamos reducir las emisiones en un 80% para el año 2050 (en comparación con los niveles de 1990). Solo así se podría estabilizar el clima y prevenir un impacto negativo sin precedentes en la economía y el medio ambiente.

Nuestro análisis de los compromisos iniciales de los países revela una brecha significativa entre sus objetivos actuales y una actividad económica compatible con un aumento global de temperatura por debajo de 2°C.

Las reglas que gobernarán la implementación del Acuerdo de París están siendo negociadas actualmente, incluyendo cómo se contabilizarán y reportarán las acciones a nivel internacional. Se espera que la compensación de emisiones siga desempeñando un papel fundamental en ayudar a los países que necesitan más tiempo para implementar todas sus acciones de acción climática en otros lugares.

Actualmente, la compensación es una herramienta para que los países y los actores no estatales apoyen la acción antes de 2020. Las Naciones Unidas coordina la acción de actores no estatales bajo la bandera de "Global Climate Action" (Acción Mundial sobre el Clima o GCA) y sus muchas iniciativas, incluida Climate Neutral Now. Se espera que el trabajo con actores no estatales continúe bajo el Acuerdo de París.

Cuando culpamos a las empresas por contaminar, olvidamos un hecho simple pero de profundas consecuencias: las empresas están formadas por individuos. Cuando reconocemos que el cambio empieza con nosotros, los individuos, podemos entonces aceptar nuestra responsabilidad personal para liderar en el cambio.

La norma social se convierte en una forma de presión: cuando el comportamiento responsable hacia el clima se vuelve tan común que se convierte en la norma social, las entidades que no se ajustan sufren daño a su credibilidad.

Desde Climate Neutral Now, le invitamos a medir, reducir y compensar sus emisiones ahora y en el futuro. Pero por favor, no se detenga ahí. Involucre a su familia, amigos y compañeros e invítelos a actuar. Cada contribución cuenta y todos podemos ser parte de la solución.